Análisis DAFO: Construir el futuro desde el conocimiento de nuestro presente

A la hora de plantear o re-plantear nuestro negocio, es muy conveniente que dediquemos un espacio a la reflexión y revisemos en qué somos fuertes y cuáles son, por el contrario, nuestros puntos débiles.

Nuestras fortalezas van a proporcionarnos ventajas competitivas, mientras que las debilidades serán cuestiones que tendremos que superar o, al menos, tenerlas en cuenta cuando nos aproximemos a los mercados. Para este análisis, la herramienta DAFO (Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades) nos ayudará enormemente (ver ejemplo para una empresa de transportes) .

El análisis DAFO debe realizarse a dos niveles: el tuyo propio como emprendedor, empresario o profesional y el de tu negocio u organización. Para ello, te propongo que respondas a las siguientes preguntas: Referidas a tí como persona y profesional:

Fortalezas:

  • ¿En qué soy especialmente bueno?,
  • ¿Cuáles son mis atributos positivos?
  • ¿Qué dicen mis clientes, colaboradores y conocidos que hago especialmente bien?
  • ¿Con qué recursos cuento que me pueden ayudar en mis objetivos?
  • ¿En qué ámbitos, actividades y tareas soy mejor que mi competencia?

Debilidades:

  • ¿Cuáles son mis principales carencias?,
  • ¿Qué cosas no hago tan bien?
  • ¿Qué aspectos debería mejorar?
  • ¿Qué errores he tenido recientemente y puedo recordar?,
  • ¿con qué áreas estaban relacionados?
  • ¿Qué cosas negativas han dicho de mí en algún momento?

Oportunidades:

  • ¿Qué elementos, situaciones, cambios u otros factores de mi entorno podrían influir positivamente en mi desarrollo profesional?

Amenazas:

  • ¿Qué elementos, situaciones, cambios u otros factores de mi entorno podrían influir negativamente en mi desarrollo profesional?
  • 

Referidas a tu negocio:

Fortalezas:

  • ¿Qué puntos fuertes tiene mi negocio y mi organización?,
  • ¿Cuáles son los pilares de mi negocio? ¿En qué cosas es mejor que el de la competencia?
  • ¿Cuáles son mis ventajas competitivas?
  • Si tuviera que contar en un minuto lo bueno que es mi negocio, ¿qué aspectos resaltaría?

Debilidades:

  • ¿Qué carencias son las más importantes de mi negocio?
  • ¿Qué recursos echo en falta para funcionar mejor?
  • ¿En qué áreas de actividad se producen los errores, los retrasos, etc.?
  • ¿En qué es mi negocio peor que la competencia?

Oportunidades:

  • ¿Qué elementos, situaciones, cambios u otros factores del entorno podrían influir positivamente en el desarrollo de mi negocio?

Amenazas:

  • ¿Qué elementos, situaciones, cambios u otros factores del entorno podrían influir negativamente en el desarrollo de mi negocio?

Realizándonos esta serie de preguntas u otras similares, nos obligamos a reflexionar sobre nuestra realidad. Este ejercicio es muy importante porque es nuestra realidad el punto de partida sobre el que trabajar para alcanzar el éxito. Es conveniente realizar el análisis en profundidad y comparando con nuestros colegas y competidores y teniendo siempre en cuenta que “lo que es fortaleza o debilidad en un momento determinado del tiempo deja de serlo por nuestra evolución y por la de los demás”.

Una vez definidas nuestras fortalezas y nuestras debilidades tendremos una gran fuente de información para tomar decisiones y plantear estrategias de negocio competitivas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: