• El audiolibro

  • El autor

  • Libros recomendados

    - "Éxito" - Jordi Vila Porta - "Psicología y técnica de la conversación de venta" - Jan L. Wage - "Psicología de Ventas" - Brian Tracy - "Mejora tus ventas con la PNL" - Guido Granchi - "El vendedor más grande del mundo" - Og Mandino - "Poder sin límites" - Anthonny Robbins - "La Universidad del Éxito" - Og Mandino
  • Encuesta del mes

  • Lo que digo en twitter

    Error: Twitter no responde. Por favor, espera unos minutos y actualiza esta página.

  • Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 1.373 seguidores

Otra de objeciones: “el monstruo de las mil caras”

Las objeciones pueden tener "mil caras"

¿Te ha planteado en alguna ocasión alguno de tus clientes algún problema para comprar?. Seguramente estarás pensando “en alguna ocasión no, en muchas. Alguno de mis clientes no, muchos. Algún problema no, muchos y de todo tipo”. Estas barreras que el cliente pone y que hacen más difícil la venta son nada más y nada menos que las famosas objeciones.

Sin embargo, las objeciones toman diferentes formas y tamaños. No son todas igual de malas y peligrosas. Algunas son incluso sencillas y nos favorecen. Algunas son ciertas y otras inventadas. Lo importante es que siempre están ahí y, muy probablemente, tendremos que enfrentarnos a ellas en todas y cada una de las entrevistas con nuestros clientes.

A continuación desvelamos cada una de las mil caras del monstruo (en realidad son siete) para que las puedas reconocer en tus entrevistas y utilizar tu mejor arma en cada caso.  Sigue leyendo

¿Cómo tratar el precio en la entrevista de ventas?. Un método con tres fases

De entre las posibles objeciones que ponen los clientes en las entrevistas de ventas, el precio es posiblemente la “gran bestia negra” de la mayor parte de los vendedores. “Es caro”, “estamos ajustando gastos”, “estamos en crisis” y otras posibles referencias a cuestiones económicas son el pan nuestro de cada día.

Por otra parte, habitualmente son muchos los clientes los que, sin habernos dejado explicar las maravillas de nuestros productos y servicios, al principio de las entrevistas, nos interrumpen con las temidas preguntas “¿y esto cuánto cuesta?, o seguramente será muy caro, ¿verdad?”. Y en este momento, ¿tú qué haces?. Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: