Sin dramatizar: solo es una de las caras de la realidad

Crisis: Hay luz al final del túnel.

Crisis: Hay luz al final del túnel.

Durante el mes de diciembre hemos planteado una consulta a través de las redes sociales, dirigida a empresarios y a profesionales de la venta en la que formulábamos las siguientes preguntas: ¿cuál es en la actualidad tu principal problema, relacionado con la venta y el negocio, que necesitarías resolver urgentemente?, ¿qué es lo que realmente te quita el sueño?.

La finalidad de esta consulta ha sido refrescar el diagnóstico de la situación con el fin de diseñar, en la medida de lo posible, líneas de mejora y solución. Únicamente conociendo y definiendo en detalle el problema, podemos buscar soluciones. No se trata de un análisis de la realidad, puesto que ésta tiene elementos negativos pero también muchos positivos. Es, por tanto, un análisis únicamente de una cara de la moneda. No hemos preguntado por los positivos y es por eso por lo que lo que leeréis a continuación solo habla de “problemas”. Lo complementaremos con una consulta sobre “oportunidades y positivos”.

Han sido 40 profesionales de distintas localizaciones y sectores de actividad los que han enviado sus respuestas y quiero compartir en este post un resumen de las conclusiones más relevantes que se obtienen. Se trata, por tanto, de una aproximación cualitativa a la identificación de situaciones adversas. No es tanto el dato estadístico el que importa, como las opiniones y tendencias apuntadas. Antes de continuar, gracias a tod@s por vuestras respuestas. Sigue leyendo

Anuncios

Los productos y servicios que vendemos: nuestro principal activo

O el cliente entiende que lo que le ofrecemos le sirve para algo, le aporta algún beneficio o no nos comprará. Esta es una máxima en el mundo de la venta actual.

Cada vez, la oferta de productos y servicios destinados a satisfacer las mismas necesidades es mayor. Esto se traduce en que un cliente tiene muchas opciones donde elegir a la hora de comprar. Por este motivo, el grado de exigencia ha aumentado considerablemente y ya no vale cualquier cosa. No basta con “el arte del vendedor” para poder convencer y persuadir al cliente en su toma de decisiones. Sigue leyendo

A %d blogueros les gusta esto: